sábado, 4 de febrero de 2017

Lenguajes XXI

[Los sueños infantiles olían a vainilla]
Krzysztof Kamil Baczyński


Los sueños infantiles olían a vainilla.
¿Cómo arrancar esta vida al espanto?
Estos días - como diosecillos en un olivar -
se convirtieron en lobos adultos y el fuego
fue consumido por los pinos de sublimes exaltaciones.
Así son las cosas, madre. Duele la espina del viento
clavada en el vigésimo otoño, cuando ya comprendo
las palabras más difíciles. Sobre la mesa quebrada
fallecen las flores - tablas secas de ataúdes.
Ahoga el bosque de acontecimientos demasiado crecidos. Nada más.
Madre,
con una sonrisa más de hace veinte años
devuélvame el mirar al mundo
como niño.

-----------------------
http://www.baczynski.art.pl/wiersze/393-W.html