domingo, 30 de marzo de 2014

En las palmas de mi mano

Isaías 49, 14-16


14. Pero dice Sión: «Yahveh me ha abandonado, el Señor me ha olvidado.»
15.- ¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ésas llegasen a olvidar, yo no te olvido.
16.Míralo, en las palmas de mis manos te tengo tatuada, tus muros están ante mí perpetuamente.
________________

No hay comentarios: