martes, 15 de enero de 2013

lead kindly light

Columna de nube
Beato Johny Henry Newman

Guiame, Luz bondadosa, entre la oscuridad que me circunda, guiame Tu. La noche es oscura y estoy lejos de casa. Guiame Tu. Cuida de mis pies, no pido ver todo el horizonte, con un paso me basta.

Yo no era asi antes, no rezaba ni pedia que me guiaras. Amaba elegir y trazar mi camino, pero ahora... Guiame Tu. Amaba el dia deslumbrante, callaba la inquietud, creia ser todo fuerza: no recuerdes los años pasados.

Y tu me has guiado y bendecido, desde hace ya tanto tiempo, y se que seguiras guiandome - a traves de torrentes, malezas, cienagas, abismos, hasta que la noche pase. Y al alba se haran visibles esos rostros sonrientes, rostros de angel, rostros que ame, rostros que habia extraviado.






----------------
Una version 'accesible' de un himno bellisimo. Perdonen si es muy simple. Trabajo mio pero con ayuda de otras traducciones (las fuentes no mencionan a sus autores)- lo que hice fue preparar mi borrador y luego consultar las traducciones que menciono. La version polaca es muy poetica y muy fiel al mismo tiempo, la recomiendo a quienes puedan leer polaco.

version original:

version musicalizada:

traducciones que me ayudaron (las tres primeras en castellano, la cuarta en polaco)
http://fraynelson.com/blog/2003/11/24/85/
http://www.conocereisdeverdad.org/website/index.php?id=2643
http://saberesperar.wordpress.com/2010/09/19/beatificacion-cardenal-newman/
http://www.angelus.pl/index.php?option=com_content&view=article&id=6092:
prowadf-mnie-bwiatso-kard-john-henry-newman&catid=758:pereski-duchowe&
Itemid=790

1 comentario:

Francisco Saguier dijo...

Muchas gracias por su blog! Le paso otra posible traducción:

Poesía. Lead Kindly Light (1833)

Guíame luz bondadosa, las tinieblas me rodean
¡Guíame Tú adelante !
La noche está muy oscura, y mi hogar está muy lejos,
¡Guíame Tú adelante !
Guarda mis pasos, no te pido ver el paisaje distante,
ayúdame a dar un paso : será para mí bastante.

No siempre fui yo así ; no oraba rogando que Tú
fueras quien me guiara a mí ;
amaba elegir y ver mi camino ; pero ahora
¡Guíame Tú adelante !
A pesar de mis temores, por orgullo dominado,
amé el día deslumbrante ; no recuerdes mi pasado.

Si me ha bendecido tanto Tu poder, se que seguirá
guiándome adelante,
por páramos y pantanos, por abismos y torrentes,
hasta que la noche se vaya.
Y en la mañana siguiente, veré algo que he perdido :
¡el rostro del ángel sonriente, que desde siempre he querido !