viernes, 27 de mayo de 2011

Maria Mancini

[de La montańa magica de Thomas Mann]

Hablar de luto seria tal vez exagerado, pero mal que bien los ojos de Hans Castorp tenian en aquellos dias una expresion mas distraida que de costumbre. Esa muerte nunca habria tenido para el un significado sentimental especial, y los ańos de lejania disminuyeron ese significado hasta hacerlo casi nulo, pero al suceder cortaba todavia un hilo, un ultimo lazo que lo mantenia conectado a las tierras bajas, y hacía que aquello que Hans Castorp llamaba, con justicia, libertad, ahora se volviese completo. Ciertamente, en estas epocas finales, a las que hacemos referencia, desaparecieron incluso los retazos de contacto que habia mantenido hasta entonces con las tierras bajas. No enviaba ni recibia ninguna carta. No mandaba traer ya desde alli sus puros "Maria Mancini". Encontro aqui arriba otra marca que le convenia y a la que era igualmente fiel que a su compańera de antańo. Era un producto que hasta a los exploradores del Polo Sur podria serles util en soportar sus trabajos, pues cuando se lo fumaba, se tenia la impresion de estar a la orilla del mar- y entonces era posible soportarlo todo! Era un puro de calidad, llamado "Rutlischwur", algo mas corto que Maria, de color plomizo, adornado con una cinta azul, agradable y suave, que daba una ceniza espesa y blanca como la nieve, en la que podia distinguirse la vernacion de la superficie de la hoja; se consumia de modo tan regular que podria servirle a nuestro joven para medir el tiempo en vez de una clepsidra, e incluso, cuando hacia falta, le servia para este fin, pues no llevaba ya su reloj de bolsillo. Se estropeo, se cayo alguna vez de la mesa de noche, y el no se lo dio al relojero para que lo arreglara, para ponerlo de nuevo en su marcha circular que marcaba el tiempo- por las mismas razones por las que renuncio a tener un calendario, tanto aquel del que se arranca una hoja cada dia, como aquel que nos indica cuando caen los distintos santos o fiestas: lo hizo en honor a la "libertad", en honor al paseo por la orilla, al durar permanente y al encanto hermetico, al que el - ajeno a lo terrestre- habia resultado susceptible y que se convirtio en la aventura de su vida, en el fondo en el que en esta sencilla historia sucedieron todas estas alquimicas aventuras.
-------------------------------------
traduccion mia de una traduccion- agradeceria que alguien me seńale la version de un traductor en serio.
leido por vez primera en (y traducido de) la version polaca de Jan Łukowski: T. Mann, Czarodziejska góra, PIW, Warszawa 1961, s. 493

No hay comentarios: