lunes, 5 de julio de 2010

Kinga Dunin, Zadyma- cz. 6

Si, en cambio Solidaridad si fue una revuelta de veras. No viaje al astillero* por casualidad. Inesperadamente me comenzo el periodo- obviemos los detalles fisiologicos y de mercado, como la imposibilidad de conseguir en toda Varsovia aunque sea un empaque de gasa. Hasta hoy me pregunto como hubiera sido mi vida si hubiese viajado. Que estaria haciendo hoy? Donde estaria? Me habria vuelto feminista? Tendria tal vez acciones de Agora?
Mirek de todas formas consideraba que no hay que meterse a ninguna parte. „Limpiamos un poco las rieles, ahora que parta por ellas el tren de la historia” –decia. Que esta sociedad haga lo que quiera, que se organice, que llegue sola al sentido comun. Hoy Mirek es un jubilado que vive a las afueras de todo. A varios como el, o parecidos, encontre en los veinticinco anhos de “Nueva”. Los encargados de imprenta, del transporte, duenhos de locales- un monton de gente sin el que la oposicion no podria haber existido. Aunque tampoco fueron tantos, dicen que en los archivos de Seguridad teniamos nuestras carpetas, en esos tiempos: tres mil. Gracias a ese suelo existian los politicos de oposicion. Hoy se puede encontrar entre ellos a varios deoscupados y diversos desviados, a los que se podria condecorar, dar jubilaciones especiales. Pero no eso – o no solo eso – quieren. Quisieran ser otra vez aunque sea un poco importantes, como cuando andaban envueltos en la gloria de los muchachos del mimeografo. Quisieran aunque sea por un momento sentirse parte de esa comunidad anterior. En las celebraciones no aparecio nadie realmente importante. Michnik, el mas esperado, contesto con un fax enviado por su secretaria: el redactor esta ocupado, para los gastos del banquete envia 500 zlotys...
Durante Solidaridad me enamore de la politica. Con alivio acepte la noticia de que se puede ya no dar testimonio, no existir por existir, dejar de repetir que la verdad es el arma de los debiles. En escena entraron la fuerza y el poder, ademas de los verdaderos sujetos colectivos. La sociedad revivio. Se daba un juego real entre los poderosos y Solidaridad. Se daban diversos juegos por el poder dentro de Solidaridad. Por un lado el romanticismo incesantemente animado, del otro- la tactica y la estrategia. Por fin el asunto se volvia realmente interesante, pero tenia un pequenho problema: no habia alli sitio para mi. De participante de un simpatico y en realidad contracultural juego pase de pronto a espectador. Aunque eso no era tan malo. Desde la distancia se ve mejor. Me daba asco Walesa. Me daba asco el meradillo eclesial-nacional. Me preguntaba si podria haber sido de otro modo. Pero cuando Jan Józef Lipski* se desmayo, pues la Asamblea de Solidaridad no queria aprobar los agradecimientos al KOR, entendi que no. Me hice consciente de que, si Solidaridad vence, de nuevo sere parte de la oposicion, volvere a ser parte de la minoria. A pesar de eso fui su hincha de todo corazon- a la comuna tenia que destrozarla una lucha potente, y ya se veria lo que iba a ser despues. Al menos cambiaria algo.
El 11 de noviembre, un mes antes del 13 de diciembre*, caia nieve con lluvia, soplaba un viento frio, que se calaba hasta los huesos. „A donde vas?”- me pregunto mi marido de entonces. A una demostracion patriotica. A la ultima demostracion legal en una Polonia libre. La ultima demostracion legal en mi vida. Veteranos, scouts, antorchas, marchas- tambores, cantos patrioticos- fue de verdad hermoso. Pero la senorita S. se preparaba para darse media vuelta. Perra, pense, me haras falta. Es dificil vivir sin movimiento...

Despues, cuando pegaban, ya no iba a las marchas. A veces a las misas por la patria. Al fin y al cabo soy un teorico puro, no una marchante cualquiera. Pero todas esas acciones me alegraban, asi que nunca preguntaba por su sentido. Sin embargo siempre he recordado como, durante el estado de guerra*, despues de apenas algunos dias y de la intervencion del general Kiszczak, como una de las primeras (madres- unicas sustentadoras del hogar) fui liberada del arresto. Estaba parada en la esquina de Grójecka y Niemcewicza. Por Grójecka pasaban los tanques, y la gente los miraba como si fueran tranvias. Iban apurados hacia alguna parte, hablaban de que a una tienda cercana acababan de llegar zapatos. Ahi, de donde yo habia salido, se cantaba canciones religiosas y se creia que todos estaban con nosotros. No tenia llaves ni dinero, toque la puerta de los vecinos. No sabia muy bien que decir, pero no tuve que pensarlo mucho, porque de inmediato me cerraron la puerta en las narices.
Los marchantes, los de las revueltas (incluso los teoricos), aunque siempre estan solos, tambien viven siempre con la ilusion de que tras ellos hay millones. Porque la marcha es una experiencia de comunidad. Funciona como una droga.

--------------------------------
...continuara...

*Las dudas que hubiese intentare aclararlas en los comentarios...

la parte anterior

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que divertido, jajajaja :)
karolin

Malheli dijo...

*astillero- de Gdańsk, uno de los bastiones del movimiento Solidarność, pues alli se articulo en torno a huelgas de Agosto de 1970;
*Jan Józef Lipski- lider del KOR y de la oposicion al comunismo;
*13 de diciembre- de 1981, dia en que fue declarado el estado de guerra que duraria dos anhos;
*el estado de guerra- 13.12.1981-12.07.1983, estado de excepcion durante el que el gobierno comunista introdujo medidad que suspendian la libertad de reunion, expresion y otros para luchar con la oposicion al regimen.