miércoles, 15 de julio de 2009

Dificil soneto

Washington Delgado

De mis años de infancia llueven pétalos
que el viento y los insectos pisotean,
plumas, estambres, élitros y pinzas,
desde mi infancia abandonados,
vuelven de pronto y pronto son barridos.

El tiempo desmenuza mis corbatas,
avienta mis papeles, se fuma
mis cigarros y sin cesar se pierde
tras de la esquina.

Día que apenas vivo y se hace noche
y se sumerge en una marejada de almanaques,
sus huellas son de viento y no me sirven.

Vivo para mañana y eso es todo.
Y eso no es nada. Y sin embargo es
la única luz que alumbra este soneto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaria hacer contigo lo que hacen las abejas con las flores en primavera

Malheli dijo...

Y que es lo que hacen? Es que soy muy ignorante en ciencias naturales :S