miércoles, 8 de octubre de 2008

Stan poetycki

Estado poético
Czesław Miłosz

Como si en vez de ojos tuviese un catalejo inverso, el mundo se aleja, y todo, la gente, los árboles, las calles, se hace pequeño, pero nada de nada pierde su definición, espesándose.

Tuve antes momentos así durante la escritura de poemas, así que conozco la distancia, la contemplación desinteresada, asumir sobre sí un "yo" que es "no-yo", pero ahora es así continuamente y me pregunto qué significa, acaso haya entrado en un permanente estado poético.

Cosas antes difíciles son fáciles ahora, pero no siento una fuerte necesidad de transimitrlas por escrito.

Recién ahora estoy sano y estuve enfermo, pues mi tiempo galopaba y me torturaba el miedo ante aquello que será.

A cada minuto el espectáculo del mundo es para mí de nuevo sorprendente y tan cómico que no puedo entender como pudo querer hacerle frente la literatura.

Sintiendo corporalmente, palpablemente, cada minuto, domestico a la desgracia y no pido a Dios que quiera alejarla de mi, ¿por qué habría, pues, de alejarla de mí si no la aleja de los otros?

Soñé que me encontraba en un angosto umbral sobre la hondura en la que se ve moverse a los grandes peces marinos. Tenía miedo de que al mirar, caería. Entonces me volteé,  me sujeté con los dedos de la aspereza de la pared de roca, y, lentamente, moviéndome con el mar a la espalda, me trasladé a un lugar seguro.

Era impaciente y me irritaba perder el tiempo en tonterías, entre las que contaba la limpieza y la cocina. Ahora con mucha atención pico la cebolla, exprimo los limones, preparo distintas clases de salsas.

1977


No hay comentarios: